Así nació Proyecto LobaMaterna

Hace muchos años tuve un sueño que fue muy real. Estaba en un bosque, había nieve, luna llena, hacía frío y el viento no me dejaba mover, veía una loba de colores muy brillantes que mientras se acercaba hacia mí, me decía: “Las lobas le aullamos a la luna transmitiéndole el anhelo que sienten las mujeres después de haber parido a sus hijos. El anhelo es ese sentimiento de que algo hace falta, y las mujeres, al no hacer un cierre energético del útero después del embarazo, se sienten vacías porque olvidaron los  rituales que marcan el cierre del periodo de gestación y celebrar la maternidad. Más adelante lo entenderás; ya que caminarás por caminos que te harán sentir perdida, tendrás muchos retos para poder encontrar tu vocación y sentir pasión por lo que haces. Tendrás que vivir la experiencia en carne propia. Estarás al servicio de mujeres y niños. Tendrás que parir una loba… Después todo lo entenderás…”.  Veía cómo se alejaba hacia la luna e iba tomando cuerpo de mujer. Al final se volteaba para despedirse y… era yo.

Buscando el camino de trabajar con niños, hice mi práctica empresarial en un colegio donde fui feliz. Adoraba el ambiente, pero sentía que tenía que trabajar en algo que tuviera que ver más con mi carrera de Comunicación Social. Cambié de trabajo, al comienzo sentía que estaba haciendo algo “más de mi carrera”, pero ese sentimiento no duró mucho. Ver las dinámicas negativas del equipo con el que trabajaba me desanimó mucho. No me gustaba sentir que no sentía afinidad con lo que hacía. Pensé, en un principio, que era la empresa la razón por la que no sentía que estaba en el camino correcto. Pero no era así. Me daría cuenta de esto en mi siguiente trabajo.

Decidí cambiar de trabajo y empecé a trabajar en una agencia de publicidad, donde los mismos síntomas que sentía en mi trabajo anterior se hicieron más negativos. Así que decidí retirarme y comenzar mi camino de la búsqueda de la transformación personal.

Dejé un buen cargo, un buen salario y me fui a estudiar PNL (Programación Neurolingüística) en Argentina. Estando allá, conocí el Coaching Ontológico y decidí hacer el proceso. Me di cuenta de que realmente quería trabajar con niños y de la importancia que ellos tuvieran herramientas poderosas de comunicación desde pequeños. Al certificarme, trabajé como coach y realicé talleres de comunicación basados en esos saberes. Un tiempo después, comencé a formarme en Constelaciones Familiares y aprendí a entender la vida de manera sistémica: en la que todo está conectado y, si no sanamos desde adentro, lo profundo -lo inconsciente le gana a lo consciente.

Después de conocer este nuevo mundo decidí regresar a los colegios, y me sentí plena. Aprendí que los problemas emocionales de los niños en los salones de clase son un reflejo de lo que sucede en su sistema familiar. Pero me di cuenta de que había que ir más atrás en la educación, a la educación que comienza antes del nacimiento. Fue entonces que comencé a interesarme por la gestación y el parto y al poco tiempo quedé embarazada de Vicente (mi primer hijo).

Nos vinimos a vivir a Brasil con mi esposo. Tuve un embarazo con muchos cambios:  país, ciudad, casa, alimentación, clima, etc., pero entendí que mi hijo tiene un destino y que su energía también nos empujaba a una nueva vida.

El parto partió mi historia en dos. Mi hijo nació por una cesárea innecesaria en contra de mi voluntad. Me quitaron mi derecho a parir, conocí que existía la violencia obstétrica, pues, entre muchas cosas, fui separada de mi bebé sin motivo alguno por las primeras 5 horas. Fue un shock. Mi recuperación fue lenta y dolorosa. Sentí un dolor en el alma como el que nunca antes había sentido. Luego, tuve problemas con la lactancia, y me sentía débil, física y emocionalmente.

A pesar de todo, tener a mi bebé fue la experiencia más divina de mi vida. Es amor profundo. Amor puro y sincero. Es mi mayor motivo para estar en la vida y la razón para ser una mejor persona. Tengo la dicha de tener una familia.

Un tiempo después del parto, mi cuerpo hizo una tiroiditis post-parto, y sentí cómo dentro de mí todo comenzó a desordenarse.

Seis meses después del nacimiento de mi hijo, me di cuenta que tenía Depresión Post-parto. ¿Qué debía hacer?, ¿a quién podía contarle? Ni mi esposo, ni mis padres, ni mi hermana, entendieron la magnitud de lo que me pasaba. Estaba sola. Así que comencé a intentar reconectarme conmigo misma, cantar Mantras, por ejemplo, fueron una gran ayuda para mí. Hablar también me ayudó. Aceptar los síntomas me hizo caer en cuenta de que todo lo que me estaba pasando podía pasar e iba a pasar.

En el momento que más perdida me veía, asistí a  un taller de yoga con Mirabai Ceiba y la catarsis fue tal, que comencé a sanar. Lloré sin parar. Limpié mis heridas. Volví a ver la luz. Entendí que soy Luz. Volví a ser yo, esa esencia que tanta falta me hacía y que no pude sentir por un buen tiempo. Volví a disfrutar de las cosas, regresé a la vida, y finalmente, podía ver el futuro.

Después de mucho trabajo entendí lo que quería y debía hacer: acompañar a las mujeres que están embarazadas, ayudarlas en su proceso; ayudar a recordar las herramientas ancestrales que tenemos de saber parir y empoderarnos de nuestra feminidad. A eso me quiero dedicar y para eso me estoy preparando. Quiero ser parte del movimiento del parto humanizado, de la Gestación y crianza consciente; quiero ser el apoyo que no tuve; quiero ayudar a que el arte de parir vuelva a su esencia: a la esfera femenina.

Me certifiqué como Doula, profesora de yoga para embarazadas, profesora de Shantala y Educadora Perinatal. Y decidí empezar mi gran proyecto de vida: Proyecto LobaMaterna.

Con Proyecto LobaMaterna renazco, me encuentro y entiendo para qué he recorrido los caminos que he recorrido, y para qué he hecho las cosas de la manera como las he hecho. Hasta ahora entendí por qué me demoré tanto. Tenía que ser madre para encontrar el camino.

Honro mi linaje femenino.
Honro a mi madre por enseñarme a ser madre.
Doy las gracias a mi marido por hacer real mi sueño de ser mamá.
Agradezco a Vicente por ser mi maestro y prestarse para ayudarme a vivir lo más doloroso y a la vez gratificante de mi vida. Gracias por escogerme.
Gracias a la vida por ponerme en este lindo camino.

Es así como le doy vida a ese sueño que alguna vez tuve. Es así como le doy vida a la LobaMaterna que hay en mí y tuve que parir.

Anuncios

7 respuestas a “Así nació Proyecto LobaMaterna

  1. Tengo la piel chinita al leerte.. Mi madre también era una Loba que atendió más de 4,000 partos en México. Ya pasaron 9 años de su muerte y estoy desarrollando un proyecto con su nombre para compartir las enseñanzas para un parto humanizado y respetado. Síguenos en Facebook como “Fundación Angélica Chávez Valenzuela.. Saludos..y toda la admiración.

    Me gusta

  2. Gracias, muy inspirador leerte. Me respiro en tus palabras. En mi camino venía del teatro y me ha llevado a conectar con todo el movimiento de parto humanizado y a empezar a formarme como matrona. Tengo muchísimo por aprender, y es una suerte sentir la energía de mujeres que ya están en ello. Todo mi apoyo

    Me gusta

    1. ¡Eso es lo que necesitamos! Más matronas que ayuden a que los nuevos bebés lleguen al mundo en un parto respetado y humanizado. Necesitamos unirnos para generar consciencia. Mucha suerte y mucha luz en este lindo servicio a la humanidad.

      Me gusta

  3. Soy médica tocoginecologa.Hace muchos años que deje de hacer partos pero después de haber asistido como espectadora al parto
    De mis nietos surgió una inquietud de crear talleres para mis pacientes ginecológicas que se embarazan…todavía no empecé ,me estoy nutriendo leyendo todo lo que puedo.Y como soy practicante de yoga voy s pedirle a mi maestra que me dirija en la práctica de yoga para embarazadas.
    Después les cuento como me v!!y gracias por la experiencia Loba que transmitís!!!Donde vivís actualmente??

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s