Normal x humaninzado: ¿sabes la diferencia?

La expresión se popularizó, pero mucha gente todavía no sabe qué es un parto humanizado.

Por Luciana Benatti

Un ambiente acogedor, poca luz y música suave, para dejar cómoda a la mujer durante el trabajo de parto. Para mucha gente es eso lo que diferencia un parto humanizado de un modelo de parto normal hospitalar.

Cuando se habla de humanización en la asistencia al parto, hay muchas más cosas en juego que la belleza de las instalaciones y la gentileza en el trato con las parturientes. Envuelve también un cambio de actitud: respetar los deseos de la mujer.

“Existen dos tipos de humanismo: el que yo llamo de humanismo superficial, en el cual el cuarto es bonito y la madre es tratada de manera amable, pero la taza de intervenciones no disminuye, y el que llamo de humanismo profundo en el cual la fisiología del nacimiento es honrada.”

Dice la antropóloga norte-americana Robbie Davis-Floyd en un artículo publicado por la revista Midwifery Today en 2007.

¿Pero a qué intervenciones ella se refiere? Los procedimientos hospitalares realizados rutinariamente durante el parto son necesarios para ayudar en el proceso natural, a modo de garantir la salud de la madre y el bebé, ¿cierto?

Error. Esa es la primera cuestión difícil de comprender: investigaciones científicas muestran que muchas de las intervenciones médicas practicadas actualmente en el parto normal son, en verdad, innecesarias y perjudiciales.

Sin embargo, continúan siendo hechas. ¿Por qué? Buena pregunta…

Uso rutinario de enema (lavado intestinal), rasuración de los vellos genitales, suero intravenoso y posición supina (mujer acostada barriga para arriba) durante el trabajo de parto están entre las conductas consideradas perjudiciales e ineficaces que deberían ser eliminadas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). A pesar de eso, hacen parte del protocolo de asistencia de muchos hospitales y maternidades, siendo realizadas todos los días, de manera indiscriminada.

Lo mismo sucede con los procedimientos con el recién nacido: en la mayoría de los hospitales, inmediatamente después del nacimiento, las vías respiratorias de los bebés son aspiradas con sonda por el pediatra, sin importar que el bebé haya nacido saludable y sea capaz de eliminar las secreciones por cuenta propia. Por otro lado, el contacto piel a piel con la madre es fundamental para el establecimiento del vínculo, y la amamantada en la primera hora de vida, recomendada por la OMS, muchas veces no son priorizadas por el equipo.

Por otro lado, en el parto humanizado ningún procedimiento es de rutina: las intervenciones son hechas con criterio y solamente cuando son necesarias.

La segunda cuestión compleja es al respecto de la participación de cada uno de los actores en la escena del parto. En nuestra cultura, quien acostumbra tener el papel principal es el médico, que “estudió para eso”, como se escucha mucho por ahí. Bajo esa visión, solo hay espacio para una mujer con participación pasiva. La última palabra es del profesional, pues un parto es un “acto médico”.

El movimiento de humanización del parto, que crece en varias partes del mundo, tiene una visión diferente: la mujer es la protagonista del propio parto y debe participar activamente en las decisiones, en equipo con los profesionales que la están asistiendo.

En el parto humanizado, la mujer es incentivada a informarse y escoger por ella misma. Sus deseos son tomados en cuenta y respetados.

En el cuadro de abajo, se explican algunas de las diferencias entre el modelo de parto normal hospitalar y el parto humanizado.

 

Normal Humanizado
Prenatal En general, se limita a evaluar la salud física de la mamá y el bebé. Aspectos emocionales de la gestación quedan en segundo plano. Se habla poco del parto. Se evalúa la salud física de la mujer, incluyendo los exámenes recomendados por la OMS, y también hace un gran énfasis en la preparación física y emocional para el parto y la maternidad.
Inicio del trabajo de parto Difícilmente se permite que la gestación pase de las 40 semanas. Cuando pasa de ese “limite” la mujer es internada para la inducción del parto con medicamentos o va para cesárea porque se “pasó de la fecha”. Se acostumbra a que sea espontáneo, aunque el tiempo de gestación pase de las 40 semanas (con consultas y exámenes más frecuentes después de la semana 41).
Ruptura de la bolsa Generalmente es realizada por el médico, con una especie de aguja, para acelerar el trabajo de parto. Se acostumbra a que sea naturalmente de forma espontáneo, a lo largo del trabajo de parto.
Duración del trabajo de parto Es acelerado con oxitocina sintética, la cual intensifica las contracciones. Se respeta el ritmo natural del nacimiento, el cual varia de un parto para otro.
Posición durante el trabajo de parto Acostada en una cama de barriga para arriba, conectada a un aparato (cardiotocografía) que monitorea las contracciones y las pulsaciones cardiacas del bebé. La mujer tiene libertad para escoger y alternar las posiciones. Puede sentarse en la bola de parto, acostarse en la tina, estar en 4 sobre la cama, acurrucarse en las contracciones, etc.
Anestesia En el atendimiento con plan de salud es un procedimiento de rutina para todas las mujeres al llegar a cierto estado de dilatación. Es una escogencia de la mujer, quien es incentivada a optar por métodos naturales para el alivio del dolor, como masajes, baños de agua tibia, soporte físico y emocional de una doula. Cuando la mujer pide la opción médica, se le da analgésicos, que quita el dolor, pero no los movimientos.
Lugar Hospital (sala de parto o sala quirúrgica). Hospital (sala de parto normal equipada con bañera, bola y banqueta de parto), casa de parto o en casa (gestantes de bajo riesgo).
Episiotomía (corte del perineo) Procedimiento rutinario realizado en la mayoría de partos normales. Es muy raro el caso en que sea realizada, solamente si es absolutamente necesario.
Contacto con el bebé después del nacimiento El cordón umbilical es cortado inmediatamente, el bebe es mostrado a la madre y llevado inmediatamente por el pediatra para hacerle exámenes e intervenciones, como la aspiración de las vías aéreas y aplicación de colirio de nitrato de plata (en Brasil). Si el bebé nace bien, que es la mayoría de los casos, la prioridad del pediatra es garantizar el contacto piel a piel del recién nacido con la madre. El bebé es apenas limpiado y cubierto con paños suaves en el pecho de la madre. Son ofrecidas todas las condiciones para que la amamantada ocurra en la primera hora de vida. La aspiración solo es hecha si es realmente necesario. El cordón es cortado solo después de que para de pulsar.
Participación de la mujer La mujer tiene una posición pasiva frente al proceso del parto. Es considerada una paciente y, como tal, es esperado que acepte las decisiones del médico, que es quien está al comando de la situación. Comparte la toma de decisiones con el equipo responsable de la asistencia del parto, que puede contar con médico o partera. En el segundo caso, el obstetra queda en la retaguardia y actúa de ser necesario.

 

Texto original: http://casamoara.com.br/normal-x-humanizado-voce-sabe-mesmo-a-diferenca/

Traducido por: LobaMaterna

Anuncios

4 respuestas a “Normal x humaninzado: ¿sabes la diferencia?

  1. Gracias por la traducción. Solemos confundir normal con humanizado, con este post me queda claro que normal es lo que pienso que deber ser porque es lo común y humanizado es respetar el proceso natural de cada mujer.
    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s